¿Porqué Jnana y Yoga?

La primera vez que oí hablar del Yoga fue en un programa de TV, tendría unos doce añitos. Lo que me llamó la atención fue algo que se dijo sobre que, en el momento de la muerte, el yogi era consciente de todo el proceso de separación del alma y el cuerpo.

Tanto me llamó la atención que me bajé a la librería del barrio a comprarme un libro. Tras una acalorada discusión con el librero, que quería venderme uno de Judo apareció en un rincón un librito de quien sería mi profe de Yoga durante años.

Me hago gracia leyendo mis anotaciones a pie de página y acusandole de reaccionario e infiltrado de la CIA.
De la CIA no sé, pero lo que si era… un agente del MI9, SS británico! !
Un jodido espía monárquico!

La cosa tiene su gracia, vista mi posterior socialización en ecosistemas radicales, anarquistas y de izquierda.

Bueno, la cuestión es que, así, visto desde la distancia, este libro fue la primera y principal influencia relacionada con los conceptos del Yoga, y mi propia “vocación” yóguica. La verdad es que era un libro bastante escueto y, con los años, me veo obligado a reconocer la influencia sembrada. Ni siquiera llegué a profundizar, posteriormente, en algún otro de los numerosos libros, o escuelas de Yoga disponibles en el mercado. De hecho creo que he estudiado más de cualquier otra cosa que de Yoga. (al menos en el sentido convencional y académico del término)

Si el librillo en cuestión era escueto, escueta era tambien su presentación del Jnana Yoga. Un par de páginas para presentar unas meditaciones que fui rumiando con los años, y añadiendo algunas otras más que fui recopilando.

Años más tarde llegó a mis manos el Bagavad Gita, libro que leí de un tirón, con la boca abierta, y llegando a desconectar del campo gravitatorio terrestre (;-). Este libro reforzó mi nexo subjetivo con la terminología Yoga y la cultura Hindú, con la cual, dicho sea de paso, me he sentido unido de un modo especial.

Una frase, que se me quedó grabada, y que resume, en mi punto de vista, toda la sabiduría del Jnana Yoga:

“Ni hay existencia de lo que no existe ni no-existencia de lo que existe”. (:-)

Tampoco puedo dejar de citar al Upanishad, ya metidos en” referencias bibliográficas”:

“¿Como podrás ver a Aquél que ve con tus ojos?
“¿Como podrás oir a Aquél que escucha con tus oídos?
“¿Como podrás pensar sobre Aquél que piensa con tu mente?
(Bueno, cito de memoria, quizá no sea una traducción muy literal, pero más o menos)

De Patanjali no recuerdo que me haya dejado una huella especial; pero lo que sí que me decepcionó profundamente fue la obra de Yogananda, “Autobiografía de un Yogi”. No, no digo que sean falsas las historias que cuenta sobre sus poderes sobrenaturales, de levitación, telepatía clarividencia etc. Pero no acabo de entender muy bien qué enseñanza positiva se desprende de todo ello ni su relación con el Yoga.

Todavía se me aparece de vez en cuando (;-), flotando al lado superior derecho, y me dice que solo quiere ayudarme, y casi que me crea complejo de insufrible y destructivo crítico. Tanto es así que acabo de censurarme unos comentarios, un tanto antipáticos, sobre su obra.

Otra cosa es la obra de Vivekananda “Jnana Yoga” que conocí hace pocos años. No voy a decir que me haya “influido” porque, como decía, es un tema reciente, pero al menos, sí que me reconecta con la terminología “yoga” y “jnana”. Quizá vuelva más adelante con algún comentario o traducción de este texto.

Para terminar de aclarar mi relación con la etiqueta “yoga” y sus derivados, debo decir que, en un momento dado, comencé a experimentar una serie de sensaciones un tanto extrañas, “psicodélicas” y, digamos que no muy agradables, que me impulsaron a tomar cierta distancia, ya desde bastante joven, con el Hatha Yoga.

Ahora, desde los años, comprendo con cariño las complejas interrelaciones entre los campos gravitatorios de la Tierra, la Luna y el Sol. El sol intenta arrancarnos del campo gravitatorio terrestre y atraernos hacia sí. Pero, en cuanto desapegamos de la gravedad terrestre corremos el riesgo de ser captados por el campo lunar, sobre todo si no tenemos buena sintonía con el campo magnético solar. Algunos aspectos del Hatha Yoga, parece ser, favorecen en el europeo, la desconexión con el campo terrestre. Pero si no van complementados con un auténtico Yoga Solar podríamos terminar una buena temporada anclados en la órbita de la Luna.

##

Resumiendo: que la razón de que, en ocasiones, utilice la palabra Yoga, o Jnana, u otras procedentes del sánscrito no se debe a un profundo conocimiento de algún sistema iniciático en particular. Son simples “neologismos” , o terminologías importadas de la cultura hinduista, (con la cual, como decía he interactuado desde joven) y que se han incorporado a mi vocabulario y a mi sistema lingüístico (:-)

Entiendo que “yoga” no es más que una palabra sánscrita que significa “religión”, que a su vez significan reunión o religazón y que apelan al supuesto proceso de reunificación con Aquello de lo cual estamos separados. Digo “supuesto” en consideración al escéptico, pero también considerando que, a ciencia cierta, solo podemos constatar la existencia de un anhelo, o una búsqueda con la esperanza de encontrar la respuesta adecuada. Y, así, constatamos tambien, la existencia de un tipo de personas que consagran su vida, con mayor o menor sentido del humor a este tipo de búsquedas.

Vemos, por tanto, que el concepto de Yoga es lo suficientemente amplio como para abarcar diversas materias y diversos tipos de Yogis, incluidos aquellos que no se sienten identificados con la etiqueta en cuestión. Incluidos aquellos raritos que ni siquiera conocen la pronunciación sánscrita correcta de las diversas asanas. (;-D

Bueno, hasta aquí unas pinceladas del input lingüístico yóguico y oriental. Más complicado sería diseccionar los complejos sistemas lingüísticos occidentales.

Acerca de Isar

Investigador de todo...
Esta entrada fue publicada en filosofia, gnostico, jnana, memorias, religion, yoga. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Porqué Jnana y Yoga?

  1. Pingback: Karma Yoga | isaspi

  2. Pingback: Namaste motherfuckers | isaspi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s