AnarcoGnosticismo

Anarquismo y rebeldía. Enfoque antropológico de la rebeldía. Modelos cibernéticos. Mi versión del anarquismo rebelde. Psicosociología del anarquismo y roles de dominación. Anarquismo y filosofía gnóstica. Pacifismo, militarismo y lucha armada. ###

Sea usted su propio rey

Comencé a interesarme por el anarquismo a los 13 años. Para un adolescente con buena predisposición kármika o genética hacia la rebeldía, y en lidia constante contra las autoridades establecidas, el anarquismo, como ideología político-social-cultural se presentaba como una buena armadura para abordar la vida cotidiana. Ni familia, ni patria, ni Iglesia, ni civilización, ni relaciones psicosociales de dominación. Quizá haya sido la institución educativa con la que he mantenido un lazo más estrecho, si bien dentro de unas consideraciones también críticas y rebeldes.

Un enfoque antropológico de la rebeldía

La adolescencia suele ser una época de rebeldía, frente a padres, maestros, alcaldes y autoridades sociales en general. Pero no siempre, ni en todos los aspectos. Hay quienes nunca llegan a cuestionar la autoridad paterna, o la política o la cultural. Unos se rebelan frente a los padres pero permanecen fieles al gobierno. O quizá se convierten en radicales revolucionarios frente al poder establecido, mientras obedecen sin rechistar a su médico de cabecera, o creen a pies juntillas los discursos de las autoridades científicas. No me gusta abusar del modelo antropológico- genético-adaptativo, sobre todo porque, posiblemente no sea del todo cierto. Pero la verdad es que da mucho de sí. Se trata de considerar que las sociedades humanas, en su evolución, desarrollan estrategias adaptativas, integradas en el hardware neuronal-individual, que se trasmiten intergeneracionalmente. Entonces, tendríamos una serie de funciones o cualidades que se activarían de diferente forma en cada individuo particular y en cada uno de sus momentos biográficos. Ya hemos comentado antes algunos ejemplos; ahora lo que tenemos es la función “rebeldía”. La supervivencia del individuo, o de la sociedad, puede depender, según los casos, de una de estas funciones. En ausencia ideal-pura de rebeldía, cada generación es un clon de las precedentes, no hay cambio ni progreso ni riesgo de decadencia. Cuando las condiciones ambientales cambian, los sistemas sociales se ven amenazados. Es preciso dar una respuesta diferente a la que dieron nuestros padres y esta respuesta debe proceder de la cantera rebelde. Lo mismo puede aplicarse a un subsistema social, como por ejemplo el familiar, cuando las buenas familias con sus buenas tradiciones se vuelven obsoletas, inoperantes frente a los cambios sociales, se precisa de espíritus rebeldes e innovadores para la supervivencia. En realidad todo subsistema social lleva integrado un margen de maniobra para responder al cambio ambiental sin que su estructura profunda quede afectada y que forma parte del bagaje cultural trasmitido. Pero también hay unos límites, traspasados los cuales, el sistema no sabe responder con sus propios recursos. De la misma forma, tampoco se denomina “rebelde” a cualquier tipo de actitud crítica y reformista del sistema sino solo cuando se traspasan ciertos límites. La “sabia” Naturaleza activaría la función rebeldía en un número limitado de individuos que podrían adaptarse más fácilmente al cambio ambiental. Claro que no es más que un cruel ensayo probabilístico y, las más de las veces, cuando el contexto ambiental no es el adecuado, al rebelde le toca dar con sus huesos en la cárcel, en el psiquiátrico o sucumbir finalmente ante la oferta de un buen puesto en las oficinas centrales del subsistema social de referencia.

##

Mi vocación rebelde

A mí me tocó seguir cierta vocación rebelde, aunque matizada y, en algunos aspectos, obediente a ciertas directrices subliminales trasmitidas por el sistema.

El Médico

Mi primer acto de rebeldía surgió bastante antes de la adolescencia y se dirigió principalmente contra las autoridades médicas. La verdad es que no me gustaba nada que me agujerearan las posaderas con esas inyecciones, así de grandes, con las que prometían sanear todos los males de la infancia. Médicos y enfermeros eran recibidos con el primer proyectil que encontraba a mano o escapaba de casa cuando me olía alguna encerrona. Mi abuela, que era un poco Meiga, me arropaba por lo bajinis, y finalmente me fueron dejando en paz. Yo que parecía un infante débil, enfermizo y condenado a la constante supervisión médica… pero mi salud fue mejorando notablemente a medida que me iba distanciando de la sacrosanta institución, hasta el día de hoy que no he vuelto a ocasionar gastos a la sanidad pública (qué le vas a hacer, casualidades de la vida 😉 .)

El Papa

Pronto abandoné la religión católica cuya sangrienta, inquisitorial y dictatorial historia no me era en absoluto desconocida. El carácter prepotente, autoritario y dogmático del clero de la época y su connivencia con las terribles dictaduras que asolaron Europa y Latinoamérica durante el siglo pasado, la verdad, no la hacían muy atractiva… Sin embargo, y a diferencia de mis colegas agnósticos, siempre mantuve una inquietud por descubrir los misterios ocultos del mundo y de la vida. Me desligué también de toda otra religión antropomórfica clásica que era cribada sin piedad con el argumento Epicúreo sobre la naturaleza del Mal. “¿Puede Dios terminar con el mal y no quiere?, entonces no es bueno..   ¿Quiere y no puede ? Entonces no es omnipotente“…. 😀 😀

Psicosociología del anarquismo

Si el anarquismo significa, por un lado, la renuncia a la influencia de las autoridades endoculturativas del entorno, por otro lado implica la renuncia a adoptar roles de autoridad o de dominación frente a los próximos, incluidos los propios roles de adoctrinamiento. Ese fue el camino por el que aposté, aunque no digo que sea una recomendable panacea.

Siempre podemos encontrar anarquistas que claman contra toda autoridad que no sea la suya propia. Pero aquí lo que tenemos no es una lucha contra el poder sino, más bien, una lucha por el poder que rápidamente es asimilada y acondicionada por los Guardianes de la Matrix. En ausencia de roles, tanto de sumisión como de autoridad, lo que puede quedar es una actitud crítica, irónica, una reivindicación cómica y existencial del Absurdo de la vida humana. Violar las normas por el sólo placer de fastidiar a sus declarados defensores; renunciar a comportamientos y maneras establecidas, moverse en la zona de lo no-prohibido con motivos fantásticos, psicodélicos o surrealistas poniendo a prueba la paciencia de educadores y defensores del status quo políticamente correcto. Con los años pasé a una “militancia” más discreta aunque manteniendo la esencia de las relaciones psicosociales no autoritarias.

Más tarde me gustó descubrir a Krishna diciendo algo así como: “El jnani debe mostrar la misma reverencia frente al sabio brahaman, al poderoso rey, al rico mercader y al humilde leproso y miembro de las castas inferiores.

Finalmente, la cuestión de fondo era la manera de compaginar la eficacia operativa de las burocracias, impersonalmente jerárquicas, con las relaciones psicosociales personales de vocación igualitaria y anarcognostica. Pero eso ya es otra historia.

Anarquismo y filosofía 

Una de las “aplicaciones” de la vocación anarquista al campo de la filosofía sería la construcción de un sistema de pensamiento propio, libre de la influencia de autoridades externas. Este proyecto, en principio, pecaría desde la base, ya que, precisamente, esta vocación surge, aunque sea indirectamente, como consecuencia de una influencia exterior. El propio lenguaje y la propia dinámica lógico-discursiva es una influencia (cuando no una orden) del sistema social. Es como si el propio Sistema te ordenase: “no te dejes influenciar por mí, soy un sistema degradado, mentiroso y corrupto, sigue tu propio criterio”. Tras lo cual nuestra CPU es conducida a un impasse, en que no puede obedecer la orden del sistema sin desobedecerla. Ni tampoco le resulta posible desobedecerla sin obedecerla a un tiempo. 🙂

Así que debemos echar mano de nuevo al modelo cibernético, suponiendo la existencia de una función latente que, en el momento adecuado, vaya a ser activada por el sistema. El slogan “sigue tu propio camino” es la interrupción que activa la función latente. En cierto modo, también podemos compararlo a un huevo, gestado y fecundado por influencias externas para, finalmente, ser abandonado a su suerte, a su propio camino. La idea de liberarnos completamente de las influencias del sistema social es bastante recurrente en la historia del pensamiento. Me viene a la cabeza, por ejemplo, Descartes. También, a su manera, Rousseau y Comte… un repaso más detallado de la literatura nos aportaría más ejemplos… Se trata como de un instinto de que el Mundo no es tal y como nos lo han enseñado y que es preciso realizar una limpieza mental, liberarse de todo lo que nos han trasmitido (¿todo?) y comenzar una investigación independiente, una construcción de un sistema cognoscitivo firme y fiable… Es la respuesta obediente a la orden lanzada desde los albores de la civilización greco-occidental: “Sapiens, conoceté a ti mismo”

Sin embargo, más que rechazar las influencias previas, quizá de lo que se trata es de reorganizarlas, en función de su importancia, relevancia, o grado de veracidad.

“pienso, luego dejo de Ser ;)”

Yo también respondí obediente a la orden délfica. Conste que no tenía ni idea de filosofía académica, y por eso, en parte, me inclino hacia la hipótesis de que estas vocaciones investigadoras son el resultado de una función hardware, (o similar). También es posible que los elementos délficos básicos se trasmitan implícitamente a través del sistema social y que aparezcan solapados en la cultura popular. La cuestión es que fui organizando mi sistema cognoscitivo en forma de círculos concéntricos. O esferas concéntricas, como capas de cebolla. De modo que la esfera central debería verse liberada de aquellos conocimientos o creencias de dudosa veracidad, relevancia o procedencia, que deberían ser desplazados hacia capas exteriores.

Puestos a vaciar la esfera central, enseguida vemos que apenas si hay algún discurso digno de ocupar semejante espacio sagrado del conocimiento. Apenas si podemos constatar, en un silencioso vacío, nuestra propia existencia y nuestra propia duda metódica.

Junto con Sócrates, después de años de aplicada búsqueda, escribiríamos en justa respuesta a la orden délfica: “Solo sé que no sé nada”. Y comenzamos a sintonizar igualmente con la máxima del rosicrucianismo gnóstico: “suma scientia nihil scire” (la Ciencia suprema consiste en no saber nada)

Descartes también apuntaba en similar dirección cuando pretendía diseñar un sistema filosófico- matemático fiable, aunque me temo que el discurso racional-cartesiano deberíamos meterlo ya en las subsiguientes capas concéntricas. (Vamos a tener que hincarle el diente más adelante). En la esfera central inscribiríamos el nombre secreto de Yahveh tal y como le fue revelado a Moisés: “yo soy el que soy

Cuando comenzamos a pensar dejamos de percibir el Ser en su pura esencia, por lo cual nos vemos obligados a matizar el célebre axioma cartesiano. ¿”cogito ergo sum”?, o quizá sea que, “cuando pienso dejo de ser”, o al menos, cuando dejo de pensar cambia mi nivel de conciencia.

Organizando los estratos de conocimiento

Los grandes grupos o tipos de conocimiento a “organizar” en las sucesivas capas concéntricas podrían ser:

  1. discurso lógico-inductivo y matemático Todavía tengo pendiente encontrar una definición operativa de la lógica y las matemáticas. Aunque, idealmente, los discursos matemáticos sean verídicos y fiables, no todo discurso elaborado con la pretensión de ser exactamente lógico y matemático cumple sus expectativas. Pues incluso los mejores matemáticos cometen errores en sus sesudos tratados. Por no hablar de los pobres estudiantes que, a pesar de sus mejores esfuerzos y de rellenar el examen con varias páginas de lenguaje y formulas matemáticas, terminan recibiendo un resonado suspenso de la autoridad competente.
  2. discurso intuitivo Tampoco va a ser fácil de definir la intuición. La que nos dice que un discurso es verídico, o que una línea de fuerza sea conveniente… y, ¿cómo distinguir las buenas intuiciones de las engañosas? ¿O solo llamaremos intuición a la que nos lleva por buen camino? La intuición propone hipótesis más o menos acertadas. A la razón le corresponde contrastarlas, demostrarlas, pero con esfuerzos racionales que, como hemos visto, también pueden ir mal encaminados…
  3. experiencia sensible Mas fácil entenderla que definirla. Volveré sobre ella en algún capítulo sobre fisica cuántica.
  4. deducción y experimentación
  5. Inputs clásicos del sistema social: padres, maestros, gurús, líderes y otros agentes sociales. Bueno, aquí de lo que se trata es de asignar una fiabilidad o credibilidad a las “fuentes”. La credibilidad no es necesariamente ciega. Va modulada por la intuición y la lógica, y guiadas con una metodología judicial, por ejemplo. (Interrogatorios, contradicciones, testigos, pruebas, etc.)
  6. otros metodos de conocimiento : percepción extrasensorial, viajes astrales, regresiones, comunicación con espíritus, apariciones de vírgenes, Jesucristos y otros seres espirituales, contactos con extraterrestres, físicos o telepáticos. Introduzco este último apartado en consideración a los cientos de miles de personas que organizan su sistema cognoscitivo alrededor de este tipo de experiencias; bien sea porque las experimentan directamente en sus propias carnes y psiques o bien porque dan credibilidad a terceras personas que son quienes las experimentan directamente. No me refiero tanto a las religiones institucionalizadas (que en su día nacieron también de personas que supuestamente mantenían contactos con seres sobrenaturales) sino, como digo, a experiencias vividas directamente por los interesados o sus contemporáneos más próximos.

    Yo, personalmente, no he tenido ninguna experiencia de este tipo. Al menos no conscientemente. Aunque ahora que lo pienso sí que suelo tener lo que los ufólogos llaman “visitas de dormitorio (yo que pensaba que eran simples pesadillas 😀 ), así que, quien sabe, a lo mejor están haciendo algún experimentito conmigo. Pero, bueno, una experiencia libremente buscada y consentida, en estado de vigilia, de éso no he tenido. Y si la tuviera me temo que no daría necesariamente por válidos, ni sagrados los conocimientos revelados. La aparición luminosa de un Jesucristo con aire de santo varón y soltando algún tipo de discurso moralizante o profético no obliga a nadie a dar por sagrado, ni siquiera válido, el evento. Como mucho podemos suponer que la aparición es fruto de la voluntad de alguna entidad inteligente, que domina algún tipo de habilidad o tecnología que desconocemos y con unas intenciones que, también desconocemos. De modo que no queda más remedio que racionalizar la aparición y analizar el discurso a fin de valorar si nos deja algo de sustancia. La literatura ufológica está llena de referencias al respecto: el uso de algún tipo de tecnología OOPART 😉 no garantiza que su portador tenga buenas intenciones para con nosotros, ni que sus discursos sean relevantes o dignos de tener en cuenta. Es como en las películas éstas de exploradores que, armados con una radio o unos imanes, consiguen subyugar a las comunidades autónomas de la selva y hacerles creer en su superioridad espiritual. (Digo que ocurre en las películas porque, en la realidad, estas comunidades muestran un nivel cultural mucho más avanzado que el europeo medio que pretende “descubrirles” y evangelizarles, y no se dejan tomar el pelo tan fácilmente. Pero, en fin, como ejemplo, lo dejaremos estar.)

    Los servidores del guardián de la Matrix portan su propio modus operandi y no es difícil reconocerlos “a simple vista”. Se dirigen directamente al Ego del interesado, acariciando su anhelo de importancia, prometiendo fama, poder y prestigio (igualico igualico que en la leyenda evangélica), normalmente en el campo espiritual. Pero nunca cumplen lo que prometen. A lo sumo unas migajas para mantener vivo un interés expectante. Mienten. No tanto como nuestros políticos y banqueros pero no convendría fiarse de nada que no te den firmado por escrito 🙂 Por otra parte no soportan el razonamiento lógico (con frecuencia previenen a sus canalizadores contra las personas racionales) ni el sentido del humor. (Se volatilizan a nada que les cuentes un par de chistes 😀 y si no lo hacen, entonces es posible que sean auténticos)

    Estratos de conocimiento y nivel de conciencia

    Cada capa o estrato de conocimiento (las capas de cebolla que comentaba antes) se corresponde con un nivel o modo de conciencia. La esfera central se asocia a la meditación o introspección profunda. Las siguientes son modos de conciencia más superficiales en los cuales nos comportamos como si nos creyésemos, o nos tomásemos en serio las hipótesis o líneas de fuerza relacionadas. Así, en el nivel profundo podemos profesar un escepticismo y un desapego radical frente a los humanos esfuerzos por llegar a alguna parte. Pero cuando saltamos a los niveles superficiales nos ponemos el sombrero de responsable ciudadano implicado en una militante labor en el terreno político, cultural, humanitario o literario, y desempeñamos nuestras funciones cual si nuestro mundo fuese real. Entonces, a la definición de estratos o esferas de conocimiento tendríamos que añadir, junto al discurso cognoscitivo propiamente dicho, unas líneas de fuerza dinámicas, una forma de estar y desenvolverse en el mundo, de metas y objetivos, gustos y disgustos.

    Anarcognosticismo, pacifismo y militarismo

    Dos tópicos que acostumbran a ir de la mano con el anarkismo y la vocación rebelde son el pacifismo y la lucha armada. También el tema de las drogas aunque este post ya ha dado demasiado de sí y habrá que dejarlo para más adelante.

    La lucha armada que resulta de dudoso retorno, conduce al rebelde hacia ciertas contradicciones inherentes al diseño interno de la matrix. La lucha material contra el poder se convierte indefectiblemente en una lucha por el poder. Y el Poder tiene sus propias normas, su propia “ética” , llamémosle, maquiavélica, independiente de los motivos iniciales que empujaron al rebelde a emprender la lucha. Por otra parte, el estado actual de la tecnología vuelve prácticamente imposible la emergencia de una guerrilla autónoma que, quiéralo o no, va a ser siempre dependiente de los grandes centros mundiales del poder militar y de su industria, y sometido a sus estrategias de alto nivel.

    No menores son las contradicciones inherentes al llamado pacifismo. Creer que sea posible “un mundo en paz” sin destruir los ejércitos resulta un tanto ilusorio. Y destruir los ejércitos sin poseer a su vez un buen ejército, pues como que resulta un poco difícil. El ideal de un mundo en paz resulta imposible de materializar desde un punto de vista técnico o científico, (a no ser que se produzca una buena mutación genética)

    Tal es la naturaleza de la Matrix.

    A imagen y semejanza de su Guardián.

    No es improbable, al contrario, que el equilibrio de poder militar mundial se vea alterado por cualquier fenómeno natural. Una simple tormenta solar, podría descuajeringar la base más tecnologizada del citado poder, incluidos los sistemas de defensa antimisiles, y manteniendo intactos los sistemas más rudimentarios (quizá sea por eso que andan algunos tan nerviosos 😉 ), pero “la lucha de todos contra todos” continuaría, sea con una tecnología u otra, con un ejército dominante u otro.

    El pacifismo y la lucha no-violenta se hizo popular con Gandhi. Según se cuenta, la India consiguió la independencia del Imperio británico con movilizaciones no-violentas y poniendo la otra mejilla al invasor. Con frecuencia se intenta conducir a los movimientos revolucionarios a esta dinámica de acciones no violentas y un discurso referido a la “Condena de la violencia venga de donde venga”.

    Sin embargo, hay cosas que no cuadran. La resistencia pacífica no siempre funciona. En realidad no sé si ha llegado a funcionar alguna vez ni si tiene mayor efecto que la amenaza latente de que pueda evolucionar hacia una resistencia armada (lo cual dependería por su parte de las necesidades estratégicas de la industria armamentista)

    En el caso de la India, también parece que, después de todo, no fue más que un paripé orquestado por las potencias occidentales ante la amenaza de una deriva comunista del país. De hecho, Gandhi no duró mucho más allá de la independencia formal y el país comenzó pronto una carrera armamentista, incluida tecnología nuclear. El propio Gandhi tampoco hizo ascos a la guerra convencional contra Pakistán, caso de que hiciera falta, y el luego primer ministro Pandit Nehru ya se mostraba entusiasmado ante los usos disuasorios del arma nuclear tal y como fueron probados en las carnes de la no-violenta población civil de Hiroshima y Nagasaki.

    El propio Dalai Lama, a pesar de sus buenos discursos sobre el Poder de la paciencia, se vio obligado a bendecir el arsenal nuclear hindú alegando el derecho de su hermana India a defenderse, y a la vista, es de suponer, de que la resistencia espiritual y no-violenta del pueblo tibetano no pudo contener al ejército chino.

    El Ejército de Israel, por poner un comentario de actualidad, tampoco se deja impresionar mucho por la resistencia no-violenta de los niños palestinos, ni por las “enérgicas condenas” de los activistas pacíficos. Algo falla, pues, en las teorías pacifistas cuando, lo que vemos en nuestra humana historia, es que a las comunidades pacificas y no-violentas lo que les toca es ser masacradas a manos de ejércitos armados hasta los dientes con la última tecnología científica.

    Por otra parte, si un pacifista permite la comisión de actos violentos a un tercero, se convierte en cómplice o coparticipe de tales actos violentos. No puede aislarse del ecosistema social en que se haya insertado. Si un perro rabioso amenaza con matar a mi hijo puedo reaccionar matando al perro en un acto de brutal violencia; o puedo quedarme de brazos cruzados viendo como el perro despedaza al crío, lo cual resulta ser un acto no menos violento.

    Tal es la naturaleza de la Matrix.

    Pero, ¿el pacifismo Gandhiano forma parte de la tradición Yogico-Jnanica?

    Me temo que Gandhi estaba mezclando la “paz interior” con la paz social y material, cuando en realidad pertenecen a planos diferentes. Teóricamente, al menos, es posible participar en una batalla sin que ello implique perder la paz interior. De hecho hay una larga tradición en oriente de artes marciales, de “guerreros espirituales” que supuestamente guerreaban en armonía con su paz interior. La no-violencia es una disciplina espiritual enfocada hacia el combate con otro tipo de adversarios, también de orden espiritual y no procede aplicarla al campo material. O al menos no literalmente. El Baghavad Gita, en que supuestamente se inspiraba Gandhi, está ambientado precisamente en un campo de batalla. El protagonista Arjuna decide no pelear y Krishna (el Cristo o Dios solar) le anima a tomar parte activa en la batalla.

    El militante pacifista, como bien diría Gandhi, no debe tener miedo a su muerte, ya que la vida es ilusoria y el espíritu inmortal y tal y cual. Pero, por las mismas razones, no debería tener reparos en matar a sus enemigos, que también viven una vida ilusoria, y también poseen un espíritu eterno que volverá a reencarnarse etc. Y esas son las argumentaciones alegadas por Krishna a fin de convencer a su protegido para que reemprenda la lucha: “Tan desorientado está quien cree que el espíritu puede morir como quien cree que puede matar. ” El énfasis es puesto, entonces, en la orientación interior, más que en las actuaciones “coyunturales” .

    ########

    Bueno, a la vista de las contradicciones inherentes tanto al pacifismo como a la lucha armada, de nuevo nos quedamos sin recetas, y nos toca valorar cada día y cada hora cual sea la decisión más apropiada en cada contexto. En el plano espiritual, sin duda, la lucha contra los tenebrosos Poderes de la matrix es una lucha no-violenta, ofreciendo con humor la otra mejilla, y a sabiendas de que, las expresiones violentas en este campo, terminan convirtiéndonos en uno más de sus guardianes.

Acerca de Isar

Investigador de todo...
Esta entrada fue publicada en antropologia, educación, filosofia, gnostico, jnana, memorias, politica, psicologia, religion, Sociologia, yoga y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a AnarcoGnosticismo

  1. Aquileana dijo:

    Muy intereesante abordaje …
    Destaco los apartados : un enfoque antropológico de la rebeldía y estratos de conocimiento y nivel de conciencia…
    Muchas gracias por compartir, Isar…
    Buena semana para vos. Abrazo, Aquileana 😀

    • Isar dijo:

      Gracias Aqui, gracias por estar ahí.

      Y por leerte este tocho de post, no se si le salieron 4000 words 🙂 .

      La verdad, estuve a punto de recortarlo.

      Cuado empecé con el post, la idea central que quería desarrollar era la de los estratos de conocimientos y certezas y tal. Y pensando que era una base necesaria para próximos posts que tenía en mente.
      Pero luego van saliendo ideas y una casi se olvida de lo que estaba empezando 🙂 .

      Un abrazote.

  2. Hola Isar ¿eres antropólogo o filósofo, quizá ambos?

    Ahora entiendo los largos comentarios que me regalas y voy a tener que hacer lo mismo.

    Primero, me identifico bastante contigo en cuanto a la rebeldía.

    Gracias por incluir en tu post lo relativo a regresiones y canalizaciones.

    Cuando, siendo escéptica, empecé a tener regresiones espontáneas, sí tuve que hacer muchas investigaciones bibliográficas primero y después vivenciales, fui a cursos y a parapsicólogos, hasta que me convencí que no lo estaba imaginando, que lo que me ocurría era (es) real.

    Las experiencias vividas, tuve que investigarlas (no era yo la única), contrastarlas, me pasaba casi lo mismo que a los sujetos hipnotizados por los terapeutas y bueno, confieso que me costó mucho trabajo “creerme” a mí misma lo que veía, iba confiando más cada vez que veía y decía algo que no sabía en mi estado de conciencia normal y constataba que era real, a veces mi razón me decía que estaba totalmente equivocada al “ver” o decir algunas cosas, pero luego resultaba ser correcto. Así fue como empecé a creerme.

    ¿Que esos seres que nos envían los mensajes pueden engañarnos?, de poder, pueden o también podría suceder que otro ser se “disfrazara” de aquél en quien confiamos y nos diera información falsa, lo mismito que las noticias en los medios hacen ahora cuando falsean los hechos a su conveniencia.

    ¿Quiénes son los servidores del guardián de la matrix? Si te refieres, por ejemplo al Maestro Ascendido que canalizo, él no me ha ofrecido ABSOLUTAMENTE NADA (ahora que me pones a pensarlo, jajaja), pero sí me ha pedido que comparta lo que él me dice, lo cual implica, tiempo, dinero y esfuerzo, además de renunciar a muchas otras cosas.

    En cuanto a ponerlo por escrito, jajaja, buen sentido del humor. Y en cuanto al razonamiento lógico, pues él me da clases, cuando explica hechos a los que nadie (que yo sepa) les encuentra explicación… generalmente me asombra, pues es tan sencillo y lógico que me extraña que a nadie se le haya ocurrido antes (nuevamente, que yo sepa). Por otro lado, cuando me envía símbolos, ahí si repruebo estrepitosamente, pero cuando me los explica, son totalmente lógicos y coherentes, con una secuencia impecable. Por otro lado, me recomienda no tratar de convencer a nadie, cada quién tiene su tiempo, que debo respetar.

    En cuanto a las capas de conocimiento, soy al revés de lo que planteas, mis capas externas son las escépticas, en el centro, cuando estoy en niveles superiores de conciencia, veo todo con absoluta claridad y mientras más profundo sea el nivel de conciencia, mayor será la certeza.
    Saludos ☺

    PD. Sí es largo tu post (padezco de lo mismo, una vez encarrerada, no puedo cortarlos si falta algo que decir), pero éste no pude soltarlo hasta que lo terminé, ojalá eso ocurra también con los míos 🙂

    • Isar dijo:

      Conoces la obra de Salvador Freixedo?
      Es un ufologo y parapsicologo gallego y ex-jesuita . Creo que ya anduvo dando guerra por tu pais…

      Ha estudiado muchos casos de contactados, abducidos, poseidos y similares y defiende la hipótesis de que estos seres se “disfrazan”, como tu dices, de angeles de luz para colocar el cerebro en un modo de funcionamiento especial a traves del cual chupan la energía vital de sus elegidos.

      Algunas historias que cuenta me resultan demasiado increibles, pero en fin, en el peor de los casos siempre se puede leer como una novela de ciencia ficción, y el enfoque básico me parece bastante aceptable.

      ##

      Si te refieres al tema académico, no tengo titulación ni de filosofía ni de antropología. 🙂

      Yo creo que la separacion de las ciencias es bastante artificial, obedece a “mundanos” intereses y que debe ser abordada desde un enfoque más holistico.

      Yo intento moverme por la zona central o comun que las interrelaciona:

      Antropologia, filosofia, psicologia, pedagogia, teología, parapsicología, esoterismo,sociología, politica, derecho, matematicas, cibernética, lingüística, neurologia, psiquiatria, biologia, medicina…

      Suele decirse que “aprendiz de todo, maestro de nada”,
      y es un problema en el que podemos caer si estudiamos muchas cosas inconexas entre sí. Lo importante es conseguir interconectarlas bien. Como los dos hemisferios del cerebro que comentan los de Silva o las dos piernas para caminar. Una especialización excesiva en, por ejemplo, desarrollar la pierna derecha, como dicen,descuidando la izquierda nos dejará cojos, en cualquier caso…

      Como siempre, no hay recetas universales sobre la educación ideal, allá cada uno con su intuición y su vocación.

      • Jajaja, me sigo identificando contigo, me interesan todos esos temas, quizá 2 ó 3 no tanto, pero en los demás estoy metida hasta el cuello.

        A Freixedo lo leí hace mucho, pero dejé de hacerlo y no recordaba por qué, creo que tú me diste la respuesta, si es de los que sólo ven a las malas energías, no es de los míos. Tampoco pienso que todos son “ángeles” (en el sentido de benévolos), pero sí estoy convencida que entre esos seres hay buenos y malos; el quid está en identificarlos :).

        Siguen pendientes las respuestas que quiero darte pero en posts, para que más lectores tengan acceso a ellas. Espero empezar la próxima semana, por ahora estoy tratando de alcanzar una meta: 300,000 visitas en mi blog https://serunserdeluz.wordpress.com antes del lunes 25 de agosto.

        Nos seguimos leyendo, eres un escritor muy interesante 🙂

        • Isar dijo:

          Sí, ya, me supongo, las pobres matemáticas y el derecho administrativo 🙂

          ##

          Freixedo dice muchas verdades.
          O mejor dicho, dice muchas verdades que no dicen otros investigadores.

          Pero lo que me dejó boquiabierto fue, lo que le oí en una entrevista reciente, de que a la vista de la confusión que puede originar el fenómeno ovni y tal, lo mejor que podíamos hacer, los jovenes sobre todo, era arrimarnos a la iglesia catolica 😀 😀 😀 O sea:que los fenomenos OVNI y similares son efectivamente reales, pero obra del diablo y la Iglesia catolica, con todos sus defectos, un ecosistema apropiado para desarrollarse…

          Vamos que, despues de todo, de “ex”- jesuita no tenía mucho y me pregunto si en alguna ocasión dejo de trabajar para el servicio secreto Vaticano. 😉 Quizá haya sido un experimento fallido.

          Otro punto de vista interesante es el de David Icke. No parece que trabaje para el vaticano ni para los calvinistas , ni el Mossad, (aunque algún enchufe informacional parece que tiene en altas instancias).

          Pero todavía estoy esperando a ver por donde aparecen los “buenos” de la humana pelicula 🙂 Parece que apunta hacia algún tipo de desarrollo espiritual válido pero no se ve claro cuales puedan ser sus representantes terricolas…

          Suerte con las 300000 visitas.

          • En cuanto a Freixedo “I raise my case” Icke no me acaba de convencer. Creo que los buenos no necesariamente se muestran físicamente, pero obras son amores y no buenas razones, hacen mucho bien, pero hay que buscarlo igual que esos autores buscan el mal hasta debajo de las piedras, me parecen un tanto “conspiranoicos”, pero bueno, cada quién ve lo que quiere ver. 🙂

            Gracias por tus buenos deseos, me adelanté casi 48 horas! ya llegué desde ayer. 🙂

            El martes a la noche me dedico a responder algunos de tus comentarios pero en forma de post, lo valen. 🙂

            • Isar dijo:

              En toda investigacion conviene distinguir los hechos de las hipótesis. Y después los esfuerzos realizados para poner a prueba las hipotesis.

              De los hechos hay que valorar las fuentes: generalmente el autor no ha sido un testigo directo de los hechos que cuenta y se basa en testimonios de terceras personas o literatura bibliográfica.

              Freixedo pone sobre la mesa numerosos testimonios de personas contactadas con supuestos extraterrestres, o espiritus del más allá, y todos con un patrón similar: se les otorga una “misión” espiritual en el mundo, rodearse de seguidores, crear nuevos cultos etc.
              Algunos tienen relativo éxito, otros acaban bastante mal, y otros terminan mal con sus seguidores despues de una fase de éxito. Es bastante frecuente también que el espíritu en cuestión abandone a su suerte al contactado despues de algunos años de flirteo.

              Entonces, ya de entrada, la recopilación de testimonios tiene su valor, anque sospecho que se le puedan haber colado algunos fraudes, que siempre anda gente un poco rarita metida en estos temas 🙂

              En cuanto a la hipótesis de que todas estas historias sean obra del “diablo”, pues no se, se puede discrepar, quizá se pueda entender que algún caso sea obra de alguna entidad de otro tipo. Pero en general, toda esta casuística, con su modus operandi tan peculiar, y si damos por válidos los datos, pues parece como que vienen promovidas por entidades bastante cutres.
              La conclusión final, de que debamos arrimarnos a la iglesia católica,  pues que quieres que te diga, me parece una jesuitada very tipical spanish.

              Pero, en fin, el trabajo freixediano tiene su valor. Estoy pensando en “defendamonos de los dioses” y “la granja humana” que son los que he leído junto con alguna otra cosilla “la amenaza extraterrestre”

              David Icke es otro personaje que ha recopilado un montón de información historica sobre  un montón de temas superinteresantes, y demasiado poco conocidos. Por ejemplo, las sociedades secretas, la naturaleza del Poder mundial y su relación co estas últimas… y la filiacion genética de las personas situadas en puestos de poder, que segun parece siguen unas lineas bien definidas desde la casta reptiliana babilonica 🙂
              El problema es que la hipotesis de la influencia reptiliana en la dirección del mundo se basa en unos relatos de dudoso valor historico, no recuerdo ahora el nombre del recopilador.
              No cabe duda de que el autor de esos textos disponía  de profundos conocimientos cientificos pero eso no prueba que sean ciertos como Historicos. Maxime si, como se dice, fueron dictados por uno de estos gurus reptiles, de dudosa fiabilidad…
              Que, en nuestros días, existan personas con una fuerte genética reptiliana, y que, ocasionalmente muden la apariencia de su cuerpo, de sus pupilas, etc… pues no sé si es muy creible o si es una simple estrategia para llamar la atención y aumentar las ventas de libros. Pero tampoco es algo esencial en su obra. (Me refiero a “la verdad os hará libres” y algun otro cuyo nombre no recuerdo, estaban descargables hace poco)

              En fin, son investigaciones que recomendaría para comprender la naturaleza de nuestra Matrix, aunque, por supuesto, sin creerse la mitad de las cosas.
              Se leen como novelas en el peor de los casos 🙂

              • Básicamente estoy de acuerdo contigo en todo, como ya he dicho, también soy escéptica que no ha tenido más remedio que creer al presentárseme hechos comprobados.

                En lo que absolutamente concuerdo contigo es en:
                “De los hechos hay que valorar las fuentes: generalmente el autor no ha sido un testigo directo de los hechos que cuenta y se basa en testimonios de terceras personas o literatura bibliográfica”.
                Me encanta la frase, porque refleja lo que yo siento hacia la historia oficial (sin contar lo que a propósito se ha tergiversado), ¿en qué se basa nuestra historia?, en lo que escribieron Herodoto, Flavio Josefo, Plinio el Viejo, etc. para el Viejo Mundo.
                Para el Nuevo mundo, nos hemos creído lo que escribieron los cronistas españoles (totalmente influenciados por la religión católica y la Inquisición) de informantes quizá no muy conocedores (a los guerreros y aristócratas que tenían una buena educación y cultura los mataron en batalla o murieron de viruela), quizá esos informantes no estaban muy deseosos de contar la verdad, por otro lado ni los informantes sabían español, ni los cronistas náhuatl o el idioma nativo, así que se entendieron como pudieron, y luego tenemos libros que fueron escritos en español antiguo, traducidos al francés, inglés o alemán, de ahí (a veces al inglés) y luego desde ahí al español moderno ¡¡!! ¿se les puede creer? pero eso es todo lo que tenemos, salvo algunos códices que hay que interpretar, así que yo a la historia oficial difícilmente le creo, pero en algo hay que basarse, así que “acepto” algunas cosas, investigo muchas fuentes y acabo por decidir qué es lo que puedo creer y qué dejo en duda.

  3. Pingback: Dialogos sobre racionalismo y esoterismo | isaspi

  4. Pingback: Hippies, punkies y otras tribus urbanas | isaspi

  5. Pingback: Filosofía del lenguaje I (los inicios ) | isaspi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s