La Leyenda Evangélica (y V, Conclusión)

Iluminismo, esquizofrenia mística, Pensamiento bíblico-mágico y mágico-místico. Pensamiento mágico-profético. Pensamiento racional academico. Rumores de guerras y terremotos. Profetas, lideres y profecías en el programa genético. Jerarquía espiritual y Herencia animal. Profecía gnóstica. La puerta transdimensional. El Destino. Profecia autocumplida y profecía autoanulada. Bifurcaciones en la linea del tiempo. El tiempo esférico. Medios y Fines, estrategias y objetivos. Sueño lo que soy o soy lo que sueño. El bueno, el loco y el malo.

*******

Ahora sí que sí, que ya me voy quedando contento con este “Máster” en cristianismo gnóstico 🙂

Creo que ya he conseguido escenificar mi reencuentro con el cristianismo en aquellos, mis años mozos. Sin embargo queda una última parte. La más delicada.

Iluminismo

prfeta

Yo ya estaba pensando en comprar un bastón, turbante y taparrabos, y salir a la plaza del pueblo a amenazar a mis pacíficos vecinos con el fin del mundo que se avecinaba 😉 cuando, de repente, me entraron serias dudas sobre mi salud mental

Bueno, en realidad estas dudas no llegaron de repente sino que las llevaba rumiando desde el principio.

¿Cómo era éso de que yo, yo solito, había conectado con el campo vibratorio crístico? ¿Para qué? ¿Porqué?

¿Para cumplir alguna “misión” en el mundo ?¿Predicar en el desierto? Pues tal pareciera ser el destino de los “iluminados”…

¡Absurdo!

quijote1

¿No había nadie por “encima” de mí?

Pues el caso era que yo no había seguido a maestro alguno, ni me socialicé integrado en estructura jerárquica alguna…

Ni compartía la conexión vibratoria con ningún otro “compañero de viaje”…

¡Impresentable!

¿La encarnación de algún antiguo profeta 😉 ?

¡Delirante!

¿Qué clase de broma macabra era esa? Yo, pobre de mí, que comenzaba a ver la luz a la salida del túnel y vislumbrar el sentido de la vida…

inasio

¡Parecía sufrir todos los síntomas de una esquizofrenia galopante al amparo de la leyenda evangélica!

¿La Biblia? Oh!, sí, libro de cabecera de todo tipo de tiranos, inquisidores y quijotescos iluminados..

Era necesario recomenzar desde el principio… ¿Qué había hecho mal?

Pero recomenzar desde el principio implicaba volver a mi maltrecha identidad libertina, a fumar tabaco, y hachís y demostrarme a mí mismo (o a quien fuere preciso) que yo seguía siendo el mismo de siempre… bueno…, el resultado terminaba siendo insostenible, y provocaba en mí el deseo de retornar a mi esquizofrenia mística, en la cual encontraba un nosequé de paz o sentido interno.

¿Cuál era, en cualquier caso, la alternativa? ¿Una vida “normal”, católico-burguesa?
¿Socialdemocrata quizá? ¿Revolucionario? ¿Ecologista? ¿Científico?

Pensamiento bíblico-mágico

El caso es que la literatura bíblica promueve un cierto tipo de pensamiento o razonamiento mágico-místico de dudosa salubridad.
Al menos ocurría en mi caso y, tal y como pude comprobar más tarde, les ocurría también a otros investigadores de cuestiones bíblicas.

El contacto con el campo vibratorio crístico no es evidente ni automático. Diversos campos de energía  se mezclan, se interpenetran alrededor del libro sagrado. Los resultados pueden ser imprevisibles y afectar a nuestra capacidad natural de razonamiento.
Por ejemplo, cuando damos por supuesto el carácter divino, literal e infalible de los textos allá escritos. O cuando nos orientamos al aspecto más material, racional o lingüístico. Y lo hacemos en “estado de adoración”, dando orden a nuestros cerebros para que acepten indudablemente y sin crítica y/o interpretación previa, las sugestiones allí  formuladas.

La cuestión es que dejé un poco de lado mis estudios bíblicos, a la vista de ciertas insanas influencias que parecían emanar de su lectura. Nunca llegue a perder completamente la “fe” en el campo vibratorio cristico. Pero estaba visto que las cosas no iban a ser tan fáciles; y que no podía forzarse una manifestación del campo vibratorio genuino por la simple lectura de versículos bíblicos.

En determinadas circunstancias el campo vibratorio sí que podía manifestarse en el contexto de un estudio bíblico. Pero se trataba de un hecho puntual, o coyuntural, y no era de esperar que el evento se repitiese automática e indefinidamente.

Al contrario, era bien sabido que las leyendas evangélicas habían amparado a un sinfín de quijotescos iluminados, que no terminaron bien, y que, como mínimo, había que andarse con un poco de cuidado.

De modo que, como decía, aparqué mis bíblicos estudios y me centré en el temario académico. Me centré, intenté centrarme, en la “realidad” convencional de mi biografía, el racionalismo académico, las matemáticas, física química, filosofía… un racionalismo que tanto ha indispuesto siempre a mis queridos amigos espiritualistas 😀 😀

No quiero decir que abandoné la búsqueda espiritual en sí, pero la calidad del campo vibratorio quedó resentida durante un tiempo. Quizá por otras lecturas de peor calidad, quizá por una falta de confianza en mí mismo, el miedo a la esquizofrenia, y las vicisitudes de la vida cotidiana.

Pensamiento bíblico-profético

Pero profundicemos algo más:

En las profecías, por ejemplo, profecías de eventos que inevitablemente sucederán en un futuro.

Cito, fragmentada, la profecía evangélica sobre el “fin de los tiempos”, un poco larga ella, pero que nos pone en contexto:

hirosimahongo

” Y habréis de oír de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado! No os alarméis, porque es necesario que todo esto suceda; pero todavía no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino, y en diferentes lugares habrá hambre y terremotos.  Pero todo esto es sólo el comienzo de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis odiados de todas las naciones por causa de mi nombre.

terremoto


Por tanto, cuando veáis la ABOMINACION DE LA DESOLACION, de que se habló por medio del profeta Daniel, colocada en el lugar santo (el que lea, que entienda), entonces los que estén en Judea, huyan a los montes;  el que esté en la azotea, no baje a sacar las cosas de su casa;  y el que esté en el campo, no vuelva atrás a tomar su capa. Pero, ¡ay de las que estén encinta y de las que estén criando en aquellos días! Orad para que vuestra huida no suceda en invierno, ni en día de reposo, porque habrá entonces una gran tribulación, tal como no ha acontecido desde el principio del mundo hasta ahora, ni acontecerá jamás. 

morti-hiroshima

    Entonces si alguno os dice: “Mirad, aquí está el Cristo, o “Allí está, no le creáis. Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos.

……..

     Pero inmediatamente después de la tribulación de esos días, EL SOL SE OSCURECERA, LA LUNA NO DARA SU LUZ, LAS ESTRELLAS CAERAN del cielo y las potencias de los cielos serán sacudidas. Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre; y entonces todas las tribus de la tierra harán duelo, y verán al HIJO DEL HOMBRE QUE VIENE SOBRE LAS NUBES DEL CIELO con poder y gran gloria. Y El enviará a sus ángeles con UNA GRAN TROMPETA y REUNIRAN a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta el otro. 

asteroide
niburu

   ……

    En verdad os digo que no pasará esta generación hasta que todo esto suceda. El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán.  Pero de aquel día y hora nadie sabe, ni siquiera los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre. Porque como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.  Pues así como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en matrimonio, hasta el día en que entró Noé en el arca,  y no comprendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos; así será la venida del Hijo del Hombre.  

tsunami

    Entonces estarán dos en el campo; uno será llevado y el otro será dejado.  Dos mujeres estarán moliendo en el molino; una será llevada y la otra será dejada.  Por tanto, velad, porque no sabéis en qué día vuestro Señor viene.  Pero comprended esto: si el dueño de la casa hubiera sabido a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, hubiera estado alerta y no hubiera permitido que entrara en su casa. Por eso, también vosotros estad preparados, porque a la hora que no pensáis vendrá el Hijo del Hombre”. (Mateo 24, 4-44)

…………………….

Bueno, pues esta “profecía” me impresionó. Algo se agitó dentro de mí. Vamos, que me la creí, la di por buena, creyendo que el fin de los tiempos se hallaba a la vuelta de la esquina.

¿No se oía por aquéllos días  hablar de guerras, rumores de guerras y terremotos?

TV-Poltegeist

Eran los tiempos de la guerra de las Malvinas. Y allí estaba yo, pegado al televisor, devorando expectante las supuestas señales del final de los tiempos 😀 😀
Y mira que han llovido misiles desde entonces 😀 😀 😀

CERN-large-hadron-collider
malformaciones-chernobyl

Hay pequeños detalles de interpretación de éstas profecías. Y es que guerras y rumores de guerras y terremotos ha habido siempre en la historia de la civilización, (si bien es verdad que en nuestra época actual, con las armas de destrucción masiva, y la capacidad de aniquilar la vida sobre la tierra, la perspectiva de los conflictos bélicos resulta más inquietante). 

Igualmente, otros estudios, desde el punto de vista racional y científico, nos ofrecen perspectivas de futuro poco halagüeñas, cambio climático, exceso de superpoblación, deterioro del ecosistema planetario, evolución exponencial de las tecnologías….)

Otro importante punto a tener en cuenta es que, Jesús dijo que “no pasará esta generación hasta que todo esto suceda”. O sea: Jesús se equivocó,  no en un año ni dos, sino que ya va para 2000 años. 2000 años en los que no hemos parado de oír hablar de guerras y rumores de guerras, y terremotos, y cada vez que suenan los tambores revisamos expectantes las profecías bíblicas sobre el final de los tiempos.

adivino1

    La cuestión es que las profecías nunca se cumplen, se reinterpretan, se alega que quizá querían decir ésto y no lo otro, que para Dios mil años son como un día; que en su bondad infinita pospone el día del juicio final para dar tiempo a los rezagados que se arrepientan… etc. etc. De modo que la profecía nunca pierde su valor. Y el consumidor de profecías se mantiene expectante, vigilando las “señales” de que el día D está a punto de llegar. Un terremoto, un cometa, una lluvia de meteoros…  consiguen mantener a la peña en un estado de, digamos, de “alerta expectante”.

La razón de que ocurra esto no es nada evidente. Pero ocurre, y afecta profundamente al psiquismo del interesado.

Por otra parte. ¿Qué más me da a mí si muero en un gran cataclismo apocalíptico o en un vulgar accidente de coche?
Las consecuencias objetivas son las mismas.
Cada cual tiene su fin del mundo particular, esto es, su propia muerte. Muchos pueblos han sufrido su propio  “fin del mundo” particular, pero se trata siempre de episodios locales.
No digo que algún día no llegue un “fin del mundo” global. Con terremotos y tsunamis gigantes y explosiones nucleares. Quién sabe, quizá dentro de cien años… lástima… no llegaré a verlo 😉 .

La influencia que tiene este lenguaje profético entre los receptores sensibles resulta indudable. La mayoría de sectas modernas se recrean en este tipo de profecías, en la expectativa del fin de los tiempos, del advenimiento de eventos extraordinarios, catástrofes,  Guerras, terremotos, retorno de Jesucristo, de “La Bestia”, movimientos extraordinarios del sol, la luna, las estrellas….
Algunas sectas se atreven a poner fecha y hora para estos eventos que, incomprensiblemente 😉 , no llegan a producirse , a pesar de lo cual la profecía se reinterpreta y se pospone la fecha, sin que todo ello afecte a la credulidad de los interesados…


Bueno, en ocasiones sí que hay decepciones, que provocan escisiones e incluso suicidios colectivos. Pero así, en conjunto, los seguidores de profecías nuncan mueren, cada profecía fallida deja paso a una nueva y la vida sigue su profético curso…

El materialista resulta inmune a esta influencia. Claro, de entrada, niega cualquier autoridad al pretendido profeta, o texto profético. No deja entrar la sugestión en su sistema psíquico y queda sin efecto. El materialista se burla de los pobres bibliófilos, achacando su actitud crédula a una precario nivel intelectual.
Yo, como lo  viví en mis carnes, me vi obligado a buscar una explicación más satisfactoria, que la referida a las cualidades intelectuales.

Profetas y seguidores de profetas

Creo que la encontré, finalmente, tras mucho investigar. A grandes rasgos, tendría que ver con estrategias adaptativas de la especie humana.
Digamos algo así como que venimos genéticamente preparados para responder a los profetas y a las profecías. A los lideres y caudillos visionarios. Y, si fuese necesario, también llevamos latentes los programas genéticos que nos conviertan a nosotros mismos en lideres y/o profetas.

alce_pelea

   O en candidatos a líder, mejor dicho. Pues la competencia por ocupar los “primeros puestos” es feroz y solo uno entre muchos llegará a influir realmente en la masa de seguidores-de-líder. Sin embargo, ciertos rasgos de carácter son inevitablemente comunes entre estos proyectos “preventivos” de la naturaleza, y relacionados con la sintomatología esquizo-paranoide.     Posiblemente se deba a la excitación de ciertas zonas cerebrales del lóbulo temporal.        Relacionadas tambien con consumo de alucinógenos, descargas epilépticas del lóbulo temporal, experiencias cercanas a la muerte, y abducciones o contactos con Ovnis y similares…

Este es un tema que ya traté en el capítulo de roles informacionales y habrá que ir volviendo sobre ello con mas detalle.
La estructura jerárquica  “líder versus seguidores-de-líder” hunde su raíces claramente en nuestra herencia animal. El macho-dominante, jefe de la manada, abeja reina… uno se pregunta porque es tan recurrente la figura del Guru, el único Gurú, sexo masculino, rodeado de seguidores…  ¿porqué no un comité de Gurus? ¿Porqué no un equipo de Gurus, fraternidad de gurus, o una red de gurús, trabajando al mismo nivel, (pero en serio y no sólo formalmente).

gallito

    Recuerdo un amigo que me hizo un comentario muy ilustrativo al respecto, y que me hizo mucha gracia: “no pueden tenerse varios gallos en un mismo corral pues siempre se pelean”. Cada gallito en su corral, rodeado de sus gallinitas y pollitos. Pura naturaleza animal 😀 . Lo digo con todo el respeto por supuesto, que nuestra naturaleza animal es muy respetable, e imprescindible en muchos casos. Y quizá en nuestro actual estado de evolución no haya muchas alternativas para hacer las cosas.
Uno se pregunta, en cualquier caso, si no sería posible organizar la comunidad espiritual desde otros paradigmas más “impersonales”, por llamarlos de alguna forma.

Pero, en fin, de momento quedarnos con que las buenas profecías, por lo general, se refieren a grandes catástrofes y cataclismos, siendo la misión del profeta la de anunciarlo, señalando de paso el camino para evitarlo, o modularlo si fuese posible. O, en la versión del profeta-caudillo con la misión de conducir a la peña a la tierra prometida…

La Profecía Gnóstica

Claro que también puede interpretarse en clave gnóstica. O en clave metafórica, como viene siendo habitual. En lugar de una catástrofe material lo que tendríamos es el peligro de una “catástrofe” espiritual.

Los dos caminos:

calendariomaya

Periódicamente entraríamos en una configuración cósmica que favorece el cambio de clave vibratoria, bien sea en el sentido crístico-solar o en el satánico-terrestre. Con el mínimo esfuerzo tendríamos la opción de elegir entre arrimarnos a una de las dos puertas vibracionales, o paradimensionales.

Entonces la función del profeta, real o metafórico, sería favorecer el cambio de la estructura vibracional del subsistema humano al que pertenece. ¿Cómo? ¿Predicando en el desierto?? Puede ser… pero principalmente, quizá, ofreciéndose como generador, o transmutador de campo vibratorio. Adaptando la intensidad y frecuencia del campo a la coyuntura psicosocial del momento.
Y diciendo, sin palabras: “El tiempo ha llegado!, la puerta transdimensional está abierta!, están todos invitados, un nuevo ecosistema planetario está preparado!” Una puerta que, por supuesto no está en ninguna parte, o mejor dicho está en todas partes. O mejor dicho todavía, una puerta que cada cual se construye para sí con materiales espaciotemporales.

vientosolar

“El que tenga oídos oiga”. O sea, no se trata de oídos literales. Ni de sermones literales. Es una simple ecuación magnética. Quien sintonice con la clave vibratoria de la puerta transdimensional se verá indefectiblemente atraído hacia ella y no podrá hacer otra cosa que exclamar, sin palabras: “el tiempo ha llegado”, “adaptemos nuestra clave vibratoria a la Nueva Tierra”. “Dos estarán moliendo juntos, uno será teletransportado, el otro será dejado”

El destino personal

Las profecías tambien pueden venir referidas a la propia biografía personal. Como cuando pensamos que nuestro “destino” es hacer tal o cual cosa, emigrar a otro país, casarnos o permanecer solteros, plantar un árbol, escribir un libro, tener un hijo 😉

destino1

    Hay una sutil diferencia entre pensar en términos de “destino” o en términos de “objetivos racionales”.
La creencia en que un evento biográfico ocurrirá forzado por las fuerzas del destino nos puede volver pasivos, en la creencia de que ocurrirá de todas formas; y de modo que, finalmente, no llegue a ocurrir nunca, si es que las fuerzas naturales, o inerciales actúan en contra. Tenemos la paradoja de la profecía que se anula a sí misma. Por ejemplo, pensamos que nuestro destino es ser millonarios 😉 pero no hacemos nada por conseguirlo en el plano racional. Con lo cual, tras años y años de alimentar el pensamiento de que tal cosa ocurrirá, finalmente no llega a ocurrir nunca.

También puede ocurrir, inversamente, que pensemos que nuestro destino sea fracasar en todos nuestros proyectos. Con lo cual llegamos a adoptar una actitud pasiva que, unida al curso natural de los acontecimientos, favorece el cumplimiento de la profecía; profecía que, en este caso, se provoca a sí misma.

Si realmente hay un destino fijo, se cumplirá irremediablemente. Pero eso no quiere decir que nuestras creencias especulativas sobre cuáles hayan de ser los eventos preprogramados para nuestra biografía personal sean correctas.
Oh! Sí!  Claro… estaba escrito, estaba destinado que nuestras expectativas sobre nuestro propio destino serían equivocadas. No podría haber sido de otro modo.

Pero también es posible que el destino no siga una única línea, quizá tengamos ocasión una o dos veces en nuestra biografía de decantarnos por una línea del tiempo u otra. Una o dos, o siete, o setenta veces siete 😉

tesferico

    Si el destino fuese de línea única, entonces no hay decisión” errónea” posible, pues todos los errores y decisiones equivocadas vienen preprogramados. Suponiendo el tiempo curvado, circular se repetiría el ciclo indefinidamente.
Pero si realmente tenemos el poder de elegir bifurcaciones en el curso de nuestra biografía, y el tiempo toma la forma de una esfera, con número finito de bifurcaciones, entonces la creencia ciega en el destino ciego puede resultar contraproducente.

adivino2

Medios encaminados a fines

Con el tiempo y a fin de contrarrestar los efectos de un pensamiento excesivamente místico-mágico me decanté, con mayor o menor éxito, por una metodología racional de medios-encaminados-a-fines. O estrategias encaminadas a objetivos. Lo cual implicaba actuar como si nuestras decisiones fuesen libres (sin determinismo absoluto)

Esto puede engordar un poquito al Ego, en la perspectiva de que consigue materializar las cosas, y no deja de ser una estrategia de poder. Pero, en fin, todo es cuestión de coordinar y poner en su lugar, el enfoque mágico-místico y el racional-cuadrático.

En general, cuando nos identificamos con el fin último de nuestras vidas, lo que vaya a ser nuestra misión en la vida, estamos trabajando desde una perspectiva mágico-mística, que vendrá apoyada sobre una estrategia racional-práctica, encaminada a materializar nuestra meta vital. Bueno, siempre y cuando la citada misión vital sea auto-intuida, o auto-definida. Otra cosa es que hablemos de una meta vital impuesta o preprogramada por el sistema cultural. Se trata de perfiles biográficos un tanto diferentes. En el otro extremo tenemos una meta vital mágico-mística sin estrategia racional, basada en “ocurrencias” intuitivas más o menos afortunadas.

Conclusión de la conclusión 🙂

mariposa

Se atribuye a Chuang Tzu
la historia del Filósofo que sueña ser una mariposa. Tras lo cual al despertar se pregunta si no será que es una mariposa que sueña ser un filósofo.

Yo me veía en una situación parecida. ¿Seré un loco que sueña ser Filósofo? ¿O un Filósofo que sueña ser un loco 😉 ?

Pero, ¿tiene realmente importancia? ¿Y a nivel de toma de decisiones prácticas? ¿debo tomar las decisiones que debiera tomar el Filósofo, o las que debería tomar el Loco? ¿O quizá da lo mismo, y las decisiones serían las mismas, caso de ser Filósofo o caso de ser Loco?

En general, la paradoja se repite para el buscador medio,  supuesta una escala evolutiva desde el Loco hacia el Iluminado: ¿Sueño que estoy más evolucionado de lo que realmente estoy? ¿O sueño que estoy menos evolucionado de lo que realmente estoy?
Y, en cualquier caso, ¿cuál es la relevancia práctica?

La pregunta clave sigue siendo la misma:

“¿Qué es lo mejor que puedo hacer hoy?”

La respuesta es la misma, en cualquier caso… (desde el origen de coordenadas del preguntador, no del verdadero Iluminado ni del verdadero Loco).
Sin embargo la idea de una escala evolutiva desde el loco hasta el iluminado resulta un tanto sesgada. Al menos no es evidente que lo que comúnmente se entiende por Loco sea el extremo opuesto del Iluminado. La locura, entendida ésta como enfermedad, lleva el destino de ser sanada por la vibración gnóstica.
El principio satánico, que actúa bajo la apariencia de una vida “políticamente correcta” resulta de una naturaleza un tanto diferente.

*****

Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano.

El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.
Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.
Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido (Lucas 18:10-14)

*****

Dos retos principales quedaban ante mí para los subsiguientes meses…:

  •  adaptarme al nivel vibratorio de mis próximos 😉
  •  una profesión conducente a una estabilidad económica….

Acerca de Isar

Investigador de todo...
Esta entrada fue publicada en antropologia, educación, filosofia, findelciclo, gnostico, jnana, memorias, mitologia, neurologia, psicologia, Psikismo, psiquiatria, religion, Sociologia, yoga y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Leyenda Evangélica (y V, Conclusión)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s