Epílogo a la séptima parte

Bueno, creo que, estos últimos capítulos, más o menos, he conseguido dramatizar un poco  mi encuentro con la filosofía rosicruciana. 

Por supuesto, no todas las reflexiones expuestas se corresponden con ese primer encuentro, con esa primera época. Algunas de ellas las fui elaborando posteriormente y resultaría un tanto complicado ir separando, con precisión cronológica, la evolución de mi filosofía. Pero, en líneas generales, y para encuadrar la historia, lo daremos por válido.

 El temario rosicruciano propiamente dicho, no termina aquí, aunque creo que en esta última parte ya ha predominado demasiado el discurso técnico-filosófico. 

Intentaré centrarme de nuevo en la terapia biográfica propiamente dicha.

Acerca de Isar

Investigador de todo...
Esta entrada fue publicada en filosofia, gnostico, memorias, psicologia, rosacruz. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s