La Dirección Espiritual (II)

Era un hermoso día de la incipiente primavera. Tras el nublado y húmedo invierno, el sol y el cielo azul despertó mi mejor estado anímico. Me sentía un poquito eufórico, y lleno de una energía espiritual, suave pero firme. Y ante todo equilibrada y con los pies en la tierra.

Estaba en el internado universitario y, no sé a cuento de qué, tenía que ir a casa, a algún papeleo.

Cogí el autobús.

Me senté al lado de una moza muy simpática, algo mayor que yo, no paraba de hablar. Paraguaya, creo recordar. Tuve una sensación extraña, algo así como si de repente, por un momento, me diese cuenta de que hacía mucho tiempo que no tenía una conversación “normal” con alguien. No era exactamente éso pero algo parecido. Una conversación “con corazón” parafraseando a Don Juan. Y no por el contenido, que fue tan banal como otra cualquiera.
Quería llevarme a su casa pero decliné la invitación.

***

– Tienes una carta del “rosarium cristianorum” ése – me recibió  mi padre al entrar a casa.

– Mira, de Holanda, qué importante eres, Je Je, – continuó.

Ya casi me había olvidado de la carta, hacía tiempo que les había escrito a los españoles. Por lo que se ve, se la habían redireccionado a los gurús del norte de Europa. Para que luego digan que no hay jerarquías 😈

Me encerré en mi cuarto, abrí la carta y comencé a leer,  no sin cierta emoción.

“Su carta ha llegado a nuestras manos y vamos a intentar responderle de la manera más adecuada”

En primer lugar, constatamos su interés por el Camino del que damos testimonio, y este interés nunca puede provenir de un estado patológico sino de la actividad interior del Atomo Espiritual, activo en el corazón”

–  Vaya, esto tiene buena pinta, – me reconforté

Nosotros no podemos ayudarle personalmente, es el campo de fuerza de la Escuela Espíritual quien puede hacerlo de manera impersonal. Del núcleo de la Escuela parte esta corriente magnética  pero para poder ser adecuadamente ayudado son necesarios algunos requisitos.”

Estupendo! ésto marcha viento en popa, -me dije-  Me cuadra precisamente con lo que estoy viviendo hoy mismo. Esta “corriente magnética”, ese campo de fuerza, no puede ser otra cosa que  lo que me ha levantado esta mañana de la cama, y me ha acompañado durante todo el día.

No puede ser casualidad la energía espiritual que me ha llegado hoy y que coincida con la llegada de esta carta. Es la prueba de que mi sitio debe estar al lado de esta Burocracia 😉.

Ante todo debe usted comprender que su estado actual obedece a circunstancias karmikas. Probablemente, alguna de sus anteriores encarnaciones ha abusado de los poderes ocultos y ello ha provocado en usted una inclinación a la mediumnidad

No pude evitar sonreírme plácidamente. ¡Qué me están contando! Me sonó como una conclusión un poco peliculera, apelando a mis anteriores encarnaciones, pero, en fin, no estaba mal.

Ese estado, semidespierto o semidormido del que nos habla es muy negativo y un serio obstáculo para el camino del que le hablamos”

¿Semidormido yo? ¿Qué les habré contado para que digan éso?

Pero, sí, más tarde hube de comprobar que, en ocasiones, cuando me abandonaba absorto a ciertos pensamientos, ese estado podía definirse como intermedio entre el sueño y la vigilia. Y, sí, éso me volvía más despistado de lo normal.

Pero… ¿Eso no le ocurrirá a todo el mundo, en mayor o menor grado? Además en ese estado tambien resolvía problemas prácticos, o de tipo matemático o academico…

“De modo que, si nos lo permite, nuestro consejo es :

–  colóquese en la realidad y rechace todo lo que le aparte de la realidad. Rechace todo tipo de drogas, productos alcohólicos etc”.

 Hummm, bueno, una objeción. Lo de vivir fuera de la realidad quizá no lo expresé bien. El síntoma se refería a un cambio en la percepción de la realidad, sí. Más exactamente la percepción de la materia, y de los guiones de vida. Pero donde había un “perro” yo veía un perro. Y dónde había un “molino” veía un molino. No era un universitario ejemplar, pero mejor o peor andaba por la media. Podía seguir una clase de física o matemáticas y responder un examen.

Mis mapas mentales distaban de ser perfectos, pero más o menos entendía lo que ocurría a mi alrededor.

En el transfondo, lo que quería decir con eso de “alejado de la realidad” es alejado de la vida social. Me había separado de mi grupo de referencia y no estaba plenamente  integrado en ningún otro. Tampoco vivía aislado, físicamente hablando, sino rodeado de un montón de gente por todos lados… el aislamiento, en todo caso, era de tipo “electromagnetico”, por expresarlo de alguna forma.

Y, en este contexto, el contacto con las drogas, en realidad suponía una vuelta a la “realidad”, a la integración en un grupo social. Un grupo no muy políticamente correcto pero grupo al fin y al cabo.

– recupere la confianza y la seguridad en sí mismo, ya que ahora tiene una tarea que puede dar un sentido a su vida.

Hombre, pues sí. Tal día como hoy, por ejemplo, me veo plenamente recuperado en cuestión de autoconfianza y seguridad. Pero la “tarea”, no es cosa de ahora… O eso creo… ésa era la cuestión, como trazar una “gráfica” de mi evolución, y en qué puntos asciende, o desciende… o quizá la evolucion siempre es ascendente, aprendiendo de experiencias más o menos negativas.

– en cualquier caso, debería ser más discreto y no dar que hablar a sus vecinos. Un discipulo de la Escuela ha de ser una persona que no llame la atención en lo exterior. La única diferencia son sus vivencias interiores, y éstas han de ser vividas conscientemente



Éso es fácil decirlo.

Pero no era evidente que estuviese al alcance de mi mano influir en las reacciones ajenas.

Yo entendía que había entrado a un nivel vibratorio diferente, peor o mejor, da igual para el caso. Diferente, y éso de algún modo no facilitaba la conexión con los demás. Pero no precisamente por propia voluntad… salvo en el caso de mis compañeros triperos… que tendía a reuirles.. para no volver a las andadas.

Coloquialmente también se dice éso de vivir “en otro mundo” o en “mundos distintos”, cuando los intereses, perspectivas, cosmogonías… Son esencialmente diferentes.
Pero esto ya venía dramatizado en la parte  V del blog “universidad”.

En espera de ver que pronto dirija sus pasos hacia el verdadero estado de vida humano se despide… Bla bla bla…” (Sr. Echeverría, de la dirección del departamento de asuntos latinoamericanos.)

Hummm… pero… ¿no los estoy dirigiendo ya??

La impresión general que me dejó la respuesta fue muy positiva. Como positiva había sido igualmente la energía interna que me acompañó durante todo el día. Y, como decía, no podía dejar de establecer una relación de causa-efecto entre mi estado anímico y la llegada de la carta. Como si la Fraternidad de la RC, la etérea, o la Espiritual, se hubiese encargado de crear un nexo entre mi guión de vida personal y la estructura burocrática de la organización.

Sin embargo, y a pesar de ello, no veía claro el envío de la solicitud de ingreso como miembro de la burocracia.

Lo que sí que tenía eran algunas dudas que fui rumiando hasta, posteriormente, enviarles otra carta. Había cogido cierta confianza y me planteé exponerles algunas cuestiones un tanto peliagudas, que no me atrevía a confiarlas a nadie.

***

– Tendrás que enseñarme a rezar el rosarium ése je, je -contiuaba mi padre, de buen humor.

Relacionaba la escuela Gnóstica con un cambio de vida que, aparentemente, iba para bien. Había dejado las drogas, ido a la universidad, me había vuelto más amable con él…  Yo ni me planteaba explicarle cuestiones de filosofía gnóstica, quizá con un cierto sentimiento de superioridad, quizá considerando que solo pretendía controlarme un poco… y cotillear después con su primo el benedictino 😀

***

Y este mismo día estuve con Pagitlzan. No sé si quedamos previamente. O quizá le llamé para contrastar mi incipiente aura, supuestamente Gnóstica, con la suya, de corte más adventista, y la calibrar la influencia procedente del implante.

Y es que hay días, para no olvidar, que confluyen al mismo tiempo varias líneas de fuerza relevantes.

Lo dejo para el proximo capítulo. Iba a colocarlo a continuación pero me recuerdo del voto de reducir el tamaño del post….

Acerca de Isar

Investigador de todo...
Esta entrada fue publicada en gnostico, memorias, rosacruz. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Dirección Espiritual (II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s